Cómo destilar esencia de romero fácil en casa

 

Hola amigas y amigos. Hoy vamos a hacer esencias. Vamos a aprender a destilar esencias sin necesidad de tener aparatos, un alambique o algo así en casa. Lo vamos a hacer de una manera muy sencilla.

Vamos a hacer esencia de romero porque ahora está el romero en flor, y además es un producto al menos en España muy fácil de conseguir. Me da igual que sea fresco. Si en tu zona no puedes conseguirlo con facilidad, puedes comprarlo seco, porque las propiedades se mantienen exactamente igual. Lo único que ha perdido ha sido el agua.

Quería haceros una distinción. Una cosa son los aceites esenciales y otra cosa son las esencias. El aceite esencial sería la pequeña cantidad de aceite que podemos encontrar en la esencia. Sería como una película muy fina. El aceite esencial es muy difícil conseguirlo en casa. Necesitaríamos para una botella cientos de kilogramos. Además necesitaríamos una maquinaría más sofisticada. Lo bueno que tiene la esencia es que ya lleva el aceite esencial diluido en la proporción justa y necesaria para que sea beneficioso pero no perjudique a la piel, porque el aceite esencial autentico, no éste que venden para quemas, que eso no es aceite esencial, es otra cosa... el auténtico, el que venden en una tienda naturista, y que es un bote pequeñito y que es caro no se puede utilizar puro. Cualquier naturópata te va a decir que lo tienes que diluir porque puro incluso podría irritarte.

En este caso, con la esencia no tenemos este problema. Podemos utilizarla pura porque ya lleva disuelto el aceite esencial en el agua que viene de la destilación.

La esencia de romero tiene muchísimas propiedades. La podemos ingerir en casos de catarros, problemas de estreñimiento, en fin... para una serie de cosas, pero yo en lo que me quiero centrar es en el tema de la belleza y lo podemos utilizar como tónico, porque reactiva la circulación, reafirma y tonifica muchísimo la piel y cuando estamos en cierta edad casi que las arrugas, lo que nos envejece, es que la piel caiga hacia abajo. Me gusta utilizar siempre cosas reafirmantes y tonificantes. Además, con las arrugas pequeñas te ayuda, las matiza. Es muy bueno para el pelo, es muy bueno para tonificar cualquier parte del cuerpo que tengamos un poco caída. No quiero hablar de ninguna en especial pero seguro que se os ocurre alguna que se nos suele ir cayendo...

Lo podemos congelar, porque ya sabéis que los productos naturales tienen el problema de que su caducidad es corta. Esto va a estar en buenas condiciones si lo meto en la nevera diez días como mucho. No va a estar más. También depende mucho de que utilicemos unas condiciones higiénicas adecuadas y que siempre esté cerrado.

Podríamos hacer también colonia, utilizando una serie de elementos:alcohol, etc. En fin: que hay muchísimos usos.

El agua sobrante de la cocción no la tiréis, por favor. Ese agua la podéis utilizar para daros un baño estupendo, porque el romero ayuda a activar la circulación, la podemos utilizar para los aclarados del pelo, que le da un brillo tremendo y ayuda a regular la grasa. Es que las propiedades del romero son innumerables. Es muy fácil y espero que os guste mucho, que lo hagáis y que os sirva por mucho tiempo.

Recordad: si sacáis más del que vais a consumir lo congeláis.

Mirad, lo que hacemos es tomar el romero, si es romero fresco vamos a separar las hojas y las flores, desechando los tallos y ramas. Lo metemos en un mortero. Esto parece que cuesta mucho tiempo pero la verdad es que una vez que le coges el truco va bastante rápido. Lo pongo en un mortero porque lo vamos a machacar un poquito. No hace falta hacerlo una pasta, pero sí que hay que machacarlo un poco para romper las fibras y que, luego con el efecto del vapor salga más fácilmente las esencias, las propiedades que tiene dentro el romero.

Lo colocamos en una cesta metálica de las que se usan para cocer al vapor. ¿Cuanto tenemos que poner? Pues todo el que podáis, cuanto más podáis más concentrada va a salir la esencia. Todo el que tengáis o podáis. Si utilizáis romero seco lo machacáis también. En una olla exprés, de las antiguas, de las que se les ponía una pieza, ponemos dos litros de agua. No es necesario que sea destilada, porque la vamos a destilar ahora. Ponemos dos litros de agua en la parte de abajo y después ponemos la cesta con el romero. Ahora lo que hago es poner en la salida del vapor un tubo. Un tubo flexible que venden en la ferretería y cuestan 50 ò 60 céntimos: este sería nuestro alambique casero. Lo sujetamos con una brida, y lo hacéis bajar hasta un recipiente que esté más bajo.

Cuando empiece a destilar veréis el aceite esencial que queda disuelto en la esencia. Lo que hemos conseguido aquí es que el agua en ebullición que hay en la parte de abajo, pase en forma de vapor a través del romero, recoja  las propiedades, y vaya pasando por el tubo en forma de vapor, se enfríe y caiga en forma líquida. Para no perder mucha cantidad de vapor he puesto un poquito de film plástico a la olla en la que lo estoy recogiendo y luego he puesto la tapa boca abajo de manera que caigan las gotas de vapor. Porque es que si no perdíamos mucho, aun así estamos perdiendo pero se pierde bastante menos.

¿Cuanto tiempo lo vamos a tener al fuego? Lo vamos a tener cuarenta o cincuenta minutos. Vais a controlar que en función de la fuerza que tenga vuestra cocina que no nos quedemos sin agua. Lo normal es que de aquí vayáis a sacar medio litro o un poquito más.

Una vez que hemos terminado, lo que hacemos con esto será pasarlo a un recipiente que esté muy limpio... esto es oro puro.... os aseguro que es oro puro. Lo pasamos a un recipiente muy limpio y que se pueda cerrar y si es posible que sea oscuro. El agua que queda en la olla no la vayáis a tirar porque tiene un montón de propiedades. La podéis añadir a un baño, os podéis lavar el pelo con esto... en fin... espero que os guste, espero que lo hagáis, y que me comentéis. Un beso.

To be informed of the latest articles, subscribe:
Thème Magazine -  Hosted by Overblog